Instituto Nacional de Antropología e Historia

Interesante
Instituto Nacional de Antropología e Historia

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH, es el organismo del gobierno federal fundado en 1939, para garantizar la investigación, conservación, protección y difusión del patrimonio prehistórico, arqueológico, antropológico, histórico y paleontológico de México. Su creación ha sido fundamental para preservar nuestro patrimonio cultural. 

Actualmente, el INAH realiza sus funciones a través de una estructura que se compone de una Secretaría Técnica, responsable de supervisar la realización de sus labores sustantivas, cuyas tareas se llevan a cabo por medio de las siete coordinaciones nacionales y los 31 centros regionales distribuidos en los estados de la República.

Este organismo es responsable de más de 110 mil monumentos históricos, construidos entre los siglos XVI y XIX, y 29 mil zonas arqueológicas registradas en todo el país y tiene a su cargo una red de 120 museos en el territorio nacional. 

Tarea fundamental es la investigación académica, para lo cual colaboran más de 800 académicos en las áreas de historia, antropología social, arqueología, lingüística, etnohistoria, etnología, antropología física, arquitectura, conservación del patrimonio y restauración. Dicha labor se complementan con la formación de profesionales en la Escuela Nacional de Antropología e Historia , con sede en la Ciudad de México, y la Escuela de Antropología del Norte de México, en Chihuahua,  así como la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía Manuel del Castillo Negrete,  ubicada en la capital de la República.

Descripción del sitio

La Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia, tiene como objetivos investigar, registrar, conservar y difundir la diversidad musical de México y el mundo. Poco después de la creación del INAH, lingüistas y etnólogos formaron una fonoteca con muestras de música y lenguas indígenas registradas en carretes de alambre, hecho que marcó una nueva etapa en el desarrollo de la investigación antropológica en México: la grabación del sonido para actividades de investigación, docencia y difusión.

En los años 60, un grupo de destacados antropólogos realizó grabaciones de música en varios lugares del país como parte de la investigación para las salas etnográficas del Museo Nacional de Antropología. Muchos de esos registros se editaron en discos de acetato a partir de 1967 obteniendo un éxito notable. Desde entonces se estableció un área especializada del Instituto en la investigación musical.

Actualmente la fonoteca es un centro de investigación etnomusicológica conformado por un grupo de especialistas y enriquecido con una red de investigadores de otras instituciones y áreas del Instituto, algunos de los cuales desde hace más de 30 años, han contribuido al conocimiento de la música popular y tradicional de México.

Asimismo, desarrolla dos proyectos sustanciales: Instrumentos Musicales Prehispánicos y Atlas Musical de México. Junto con otras instituciones, la fonoteca ha sido miembro fundador del Seminario de Fonotecas, de la Red Nacional de Acervos Musicales y del Consejo de la Música Popular Mexicana.

Para cubrir las necesidades en todo el territorio mexicano, se crearon los centros regionales, en la década de 1970, el correspondiente a Veracruz, se fundó el 30 de enero de 1978, bajo la dirección de Alfonso Medellín Zenil, su primera sede fue el Museo de Antropología de Xalapa, y en febrero de 1981 se cambió a su actual ubicación en el puerto.

En dicho centro se concentran 15 espacios culturales abiertos al público, entre ellos las zonas arqueológicas de El Tajín, Castillo de Teayo, Las Higueras, Cempoala, El Zapotal, Cuyuxquihui, Quiahuiztlan, Vega de la Peña y El Cuajilote, las cinco primeras disponen de museos de sitio.

A los sitios prehispánicos, también se suman Quauhtochco y Las Limas que están en proceso de investigación, y el resguardo de los monumentos históricos, El Fuerte de San Juan de Ulúa y el Baluarte de Santiago; además de los museos regionales Palmillas y Tuxteco, Tres Zapotes y San Lorenzo Tenochtitlan.

De acuerdo con Cruz Romero, con el resguardo y preservación de dicha riqueza patrimonial se ha logrado que la entidad cuenta con un promedio de 350 mil visitantes anuales a El Tajín, que lo coloca entre una de las diez zonas más visitadas de México.

También, el Fuerte de San Juan de Ulúa, que el año pasado reabrió sus puertas y que incluyó la creación del Museo Arqueológico de Veracruz «Casa del Gobernador», registró más de 25 mil visitas.

El centro se destaca por la profesionalización de sus colaboradores, pues en su plantilla se enfilan especialistas en Antropología Social, Arqueología, Historia y Etnología, quienes desarrollan foros y seminarios para presentar al público los avances de sus investigaciones.

Por otro lado, hay proyectos importantes en puerta, algunos sujetos a la aprobación del Consejo de Arqueología del INAH, entre ellos la puesta en valor de la Zona Arqueológica de Cuyuxquihui, al norte del estado, cuya conservación e investigación más exhaustiva que se prevé esté a cargo del arqueólogo Javier Omar Ruiz Gordillo.

Además de la continuación de los trabajos de conservación de San Juan de Ulúa, y el registro detallado de superficie de los sitios arqueológicos ubicados al sur de la entidad, adelantó José Luis Cruz.

Otras áreas de la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Veracruz, son las de Arquitectura y Restauración, la sección de Museografía y el área de Difusión, una más es la Biblioteca «José García Payón», integrada por más de nueve mil 500 volúmenes, entre archivo técnico, textos científicos y culturales, revistas de arte, enciclopedias, diccionarios, boletines, tesis y folletos.

Igualmente dispone de una fototeca, afiliada al Sistema Nacional de Fototecas, cuyo acervo asciende a 68 mil 374 piezas, clasificadas en 13 fondos, entre las que destaca el Fondo «Arqueólogo José García Payón», una de las primeras colecciones del país en obtener ese título.

El encuentro tuvo la presencia del historiador Pablo Montero, el arqueólogo David Morales Gómez, el museógrafo David Chávez, el asesor educativo Álvaro Octavo García, la divulgadora del patrimonio cultural Margarita Román Ortiz y la arquitecta Sara Sanz Molina, quienes compartieron con el público sus experiencias y anécdotas producto de su trabajo en el Instituto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *