La Retinopatía Diabética, perdida de la visión

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes por un mal manejo de la misma y el poco interés de informarse sobre su enfermedad,  se desarrolla generalmente entre los 10 y los 20 años de haber iniciado la diabetes, y su progreso es mucho más rápido cuando el diagnóstico y tratamiento no son llevados a tiempo. Teniendo en cuenta este retraso, a pesar del incremento de pacientes con diabetes para el 2035, aún contamos con tiempo para actuar en el diagnóstico precoz y en el tratamiento oportuno de la retinopatía diabética y así poder prevenir la pérdida visual y mejorar la calidad de vida de los pacientes. La retinopatía diabética es la tercera causa de ceguera a nivel mundial, pero la primera en personas de edad productiva en países desarrollados. En México la retinopatía diabética enfermedad crónico y progresivo, es persistente en un 31.5 %, en la perdida visual parcial y de ceguera en la etapa adulta.

La retinopatía diabética es una alteración ocular muy frecuente ocasionada por la diabetes, se producen cuando hay cambios microvasculares en los vasos sanguíneos de la retina. Este padecimiento en su forma generativa se encuentra en su tipo mas avanzada, ya que la ausencia del riego sanguíneo correcto en la circulación de la retina estimula el crecimiento de nuevos vasos con malformación, con tendencia a romperse y provocar hemorragias en la cavidad vítrea.

La retina es una capa de tejido en el interior del globo ocular que es necesaria para la visión, pero no toda su superficie recoge las imágenes del exterior, sino sólo la parte central de la misma.

Factores de Riesgo en la Retinopatía Diabética


Al tener la glucosa elevada en la sangre, como los provocados por la diabetes, se produce un daño del endotelio (parte importante de la pared de los vasos sanguíneos) que afecta la totalidad del sistema circulatorio del organismo, incluyendo los vasos sanguíneos de la retina en el ojo.

Retinopatía Diabética

Algunos factores que aumentan el riesgo de padecer retinopatía diabética son:

  • Tiempo de Evolución de la Diabetes: La ceguera está asociada a la duración de la diabetes. En (diabetes Tipo I) el 12% ya estando padeciendo con 30 años de duración y  en (diabetes Tipo II) el 7%  padeciendo de  20 a 24 años.
  • Niveles de azúcar: Niveles altos de glucosa aumentan de gran manera el riesgo de que se inicie o avance la retinopatía.
  • Hipertensión arterial: la hipertensión arterial aumenta el riesgo de retinopatía.
  • Dislipidemia: Niveles altos de colesterol (Malo) aumentan el riesgo.
  • Embarazo: Aumenta el riesgo de presentar Retinopatía Diabética No Proliferativa y produce progresión acelerada de la misma si ya la tenía.

Grados de la Retinopatía Diabética

Según el Instituto Nacional del Ojo, la retinopatía diabética tiene cuatro etapas:

  • Retinopatía diabética no proliferativa leve: En esta fase temprana, se producen pequeñas áreas de inflamación, que parecen ampollas, en los pequeños vasos sanguíneos de la retina.
  • Retinopatía diabética no proliferativa moderada: A medida que el padecimiento progresa, algunos vasos sanguíneos que nutren a la retina se tapan.
  • Retinopatía diabética no proliferativa severa: En esta etapa, se obstruyen muchos más vasos, lo cual interrumpe la circulación de sangre que nutre a la retina. Entonces, la retina dañada envía señales al cuerpo para que haga producir nuevos vasos sanguíneos.
  • Retinopatía proliferativa: Presenta un estado más avanzada, las señales enviadas por la retina desencadenan el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos, los cuales crecen (o proliferan) en la retina y el vítreo, que es un líquido gelatinoso y transparente que rellena el interior del ojo. Como estos nuevos vasos sanguíneos son anormales, se pueden romper porque son más frágiles y sangrar, y provocar hemorragias en la retina o en el vítreo. Se puede producir la formación de tejido cicatricial, el cual puede tirar de la retina y provocando incluso  el desprendimiento de retina. Además, el fluido puede filtrarse en la mácula, un área sensible y pequeña en el centro de la retina que permite ver imágenes. Este fluido puede provocar edema macular (o hinchazón de la mácula). Esto puede ocurrir en cualquier grado de la retinopatía diabética, pero es más probable que ocurra a medida que la enfermedad avance.

Durante las etapas no proliferativas, es posible que su médico especialista (oftalmólogo) descubra alteraciones en sus ojos debido a la retinopatía. Es poco probable que usted note estas alteraciones o cambios en su visión hasta que no haya llegado a la etapa proliferativa.

CUADRO CLINICO DE LA RETINOPATIA DIABETICA

En sus primeras etapas, la retinopatía diabética puede presentar mínimos síntomas, o asintomático. Por lo cual son sumamente importantes los exámenes oculares. A los pacientes diabéticos, se recomienda un examen integral de ojo dilatado una vez al año. Los síntomas de retinopatía diabética pueden ser de leves a severos los cuales son:

Si tiene visión borrosa durante más de 2 días. Si pierde la visión de un ojo o de ambos en forma repentina. Si ve motas (puntos negros o grises, telarañas o cuerdas que se mueven o amontonan cuando mueve los ojos). Si ve luces intermitentes que, en realidad, no están ahí. Si siente dolor o presión en los ojos, es cuando se produce un aumento significativo de la presión intraocular debido a grandes hemorragias en las formas más severas de retinopatía proliferativa (Glaucoma).

DIAGNOSTICO DE LA RETINOPATIA DIABETICA

El diagnóstico de retinopatía diabética está sumamente asociado a su etapa. Cuando aparecen los signos de la enfermedad en el fondo de ojo, mediante fotografía, se produce el diagnóstico y clasificación de la enfermedad. Además, cuando se detecta la presencia de líquido en la parte central de la retina se diagnostica de edema macular diabético asociado. El diagnóstico de la retinopatía diabética es necesario de un conjunto de estudios complementarios, ya que dicho padecimiento no es visible a simple vista por encontrarse en la parte más profunda del ojo.

  • Tomografía de coherencia óptica. Escáner de la parte central de la retina (mácula) mediante unos haces de luz. Permite tener imágenes de los cortes de las diferentes capas de la retina. Especialmente útil para explorar el edema macular diabético.
  • Biomicroscopía indirecta de fondo de ojo. Mediante una lámpara de hendidura y una lente condensadora se consigue visualizar el fondo de ojo a través de los oculares. Solo ve la imagen la persona que realiza la exploración, normalmente, el  medico oftalmólogo.
  • Angiografía retinal fluoresceínica. Exploración similar a la retinografía, pero con la inyección de fluoresceína en una vena. Este colorante llega al fondo de ojo y destaca la imagen de los cambios de la circulación retiniana y, principalmente, la presencia de neovasos (vasos sanguíneos anormales) y hemorragias. No se puede realizar esta prueba a personas que tengan alergia a la sustancia que se inyecta, y se debe tener especial precaución con los pacientes que sufren del riñón, el día de la prueba el paciente  puede orinar de color amarillo.
  • Angiografía por tomografía de coherencia óptica. Prueba de reciente aparición que se basa en el escaneado de las capas de la retina y el posterior procesamiento de las imágenes. Permite caracterizar la circulación sanguínea retiniana sin tener que inyectar ningún colorante.
  • Retinografía. Es la fotografía del fondo de ojo a través de una cámara que permite almacenar el resultado. En función del aparato puede necesitar o no dilatar la pupila. En función del campo de la fotografía pueden ser de 30-45º (convencionales) hasta 210º (campo ultra-amplio). Es el principal medio de cribado o tamizaje, para las personas con diabetes.

TRATAMIENTO DE LA RETINOPATIA DIABETICA

El tratamiento se basa en función del criterio del médico oftalmólogo encuentra durante la exploración del ojo del paciente. Esto puede incluir:

  • Control de la glucemia. En ocasiones, solo mejorando el control metabólico se puede mejorar la visión del paciente.
  • Inyecciones intraoculares. Diferentes fármacos se inyectan dentro del ojo, el humor vítreo cerca de la retina en la parte posterior del ojo (también se conocen como intravítrea) y reducen el líquido de la mácula.
  • Láser. Para reducir los vasos sanguíneos anómalos y aquellos que hacen edema.
  • Vitrectomía. Intervención quirúrgica para eliminar la sangre del ojo. También es la técnica utilizada para reparar un desprendimiento de retina. 

 

El tratamiento con láser

El láser es un tipo especial de luz que se puede aplicar en el fondo de ojo, para producir pequeñas quemaduras que destruyen pequeñas zonas de la retina. Este tratamiento con láser su realización es de forma ambulatoria. Se realiza habitualmente con anestesia en forma de gotas, aunque en ocasiones es necesario inyectar anestésico alrededor del ojo. Es necesario utilizar una lente que se acopla a la zona anterior del ojo, para que el  medico oftalmólogo pueda ver bien la retina del paciente. El tratamiento con láser generalmente es indoloro.

Los efectos secundarios el tratamiento con láser. Generalmente no se producen efectos secundarios, pero a veces es necesario aplicar muchos rayos láser para eliminar los vasos sanguíneos, y la visión periférica (lateral) puede resultar dañada. En ocasiones, esto puede provocar trastornos de la visión nocturna o problemas al conducir, aunque esto es muy poco frecuente. Después del tratamiento con láser, la visión puede reducirse ligeramente. Esta pérdida visual es generalmente reversible, si bien hay veces que se mantiene en el tiempo. La finalidad del tratamiento es estabilizar la visión que tiene el paciente y evitar las complicaciones que a corto, medio o largo plazo como seria  una mayor pérdida de visión del paciente.

Fotocoagulación focal. El tratamiento focal se usa para sellar vasos sanguíneos específicos con derrame en una zona pequeña de la retina, generalmente cerca de la mácula. El medico oftalmólogo identifica vasos sanguíneos individuales para tratamiento y hace un número limitado de quemaduras con láser para sellarlos.

Fotocoagulación dispersa (panretiniana). El tratamiento disperso se usa para retrasar la multiplicación de nuevos vasos sanguíneos anormales que se han desarrollado en una zona más amplia de la retina. El medico oftalmólogo puede hacer cientos de quemaduras con láser en la retina para detener la multiplicación de los vasos sanguíneos. La persona puede necesitar dos o más sesiones de tratamiento.

La fotocoagulación con láser generalmente no duele. La inyección de la anestesia puede ser incómoda. Y posteriormente puede sentir una ligera sensación de escozor o ver destellos de luz breves cuando le aplica el láser en el ojo.

La fotocoagulación con láser suele hacerse como un procedimiento ambulatorio usando anestesia local o tópica que solo afecta al ojo.

 

Algunos Consejos para Prevenir La Retinopatía Diabética

  • La realización de un examen ocular con dilatación de la pupila para conocer si existe o no retinopatía diabética es de suma importancia por mínimo una vez al año.
  • Consumir alimentos que ayuden a controlar el nivel de azúcar en la sangre.
  • Tomar los medicamentos que hayan sido recetados por el médico tratante.
  • Respetar la administración de insulina indicadas algunos pacientes.
  • Realizar ejercicio con el fin de ayudar al cuerpo a utilizar el azúcar en la sangre y rebajarlo en pacientes ya indicados.
  • Examinar de forma regular los niveles de azúcar en la sangre y llevar un control.
  • Usar lentes de corrección visual en caso de requerirlas.
  • Utilizar gafas de protección solar.
  • No utilizar colirios o medicamentos oftalmológicos salvo indicación por su   médico.
  • Utilizar filtros de protección ocular en caso de trabajar con ordenadores o pantallas de equipos informáticos.
  • No someter la vista a sobrecargas ni esfuerzos visuales. Leer y trabajar con suficiente luz, en intensidad y orientación adecuadas.
  • Utilizar gafas de protección ocular en caso de realización de actividades que puedan provocar riesgos de heridas, quemaduras para los ojos.

Si tomáramos en cuenta todas las medidas preventivas no se llegaría a complicaciones en nuestros ojos, que llevarían a la perdida de la visión, por eso es importante informarnos sobre nuestro padecimiento y así tomar más en serio nuestra salud y calidad de vida que deseamos tener en un futuro.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *