Ulcera Péptica

La Ulcera Péptica o Gástrica en un padecimiento que en los últimos años la incidencia ha reducido, no obstante con el aumento de la esperanza de vida de los seres humanos en todo el mundo presente, se considera que la permanencia de esta enfermedad se mantenga constante. Esta enfermedad aqueja alrededor de un 10% de la población en alguna etapa de su vida.

La Ulcera Péptica es una enfermedad determinada por la presencia de una lesión en la mucosa del estómago o del duodeno, ocasionada por un trastorno entre los medios que protegen y los factores que  agreden.

El estómago está distribuido en fundus (es la parte superior del estómago), cuerpo y antro gástrico, en la unión con el esófago se ubica el cardias y en la unión con el duodeno, el píloro,  las dos regiones regulan la entrada y salida del alimento al estómago. También, está integrado por varias capas musculares, colocadas en diferentes direcciones y que nos ayudan a triturar la comida en el procedimiento de la digestión.

En el interior del estómago más exacto por las células parietales que se hallan en el epitelio, se produce los jugos gástricos estos formados por: ácido clorhídrico, cloruro de potasio, cloruro de sodio, agua y varias enzimas que también colaboran al proceso de digestión o procesamiento de los alimentos. La pared del estómago y la primera parte de su intestino delgado (duodeno) poseen una capa de mucosidad que los protege del ácido. Si este mecanismo de protección  no funciona apropiadamente, el ácido puede lesionar la pared de su estómago y ocasionarle una úlcera.

 Las úlceras estomacales (gástricas) y del intestino delgado (duodenales) se entienden totalmente como Ulcera Péptica. Pero las úlceras duodenales son más frecuentes. La Ulcera Péptica o Gástrica regularmente aquejan a las personas entre 40 y 80 años de edad, y las úlceras duodenales afectan a personas de 20 a 60 años de edad. Las úlceras pépticas son más comunes en mujeres que en hombres. La proporción de las úlceras pépticas pueden variar de un milímetro a varios centímetros de diámetro. Tienen un aspecto afín a la de las úlceras que se presentan en la boca.

Factores de Riesgo que las Personas Pueden Vigilar

La  Ulcera Péptica se provoca por la acción del ácido sobre la mucosa, no obstante se ignora la causa cierta que produce la aparición de úlcera sólo en ciertas personas. Pero sí se conocen factores que ayudan a desencadenar y predisponen el padecimiento. Tambiénpueden retardar la curación de una úlcera existente:

  • El Ingerir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como  ibuprofeno,  indometacina, naproxeno, piroxicán y sobre todo la aspirina, pero también los esteroides como (prednisona, dexametasona).  
  • El poder de algunos hábitos tóxicos como es el  (Fumar).
  • El exceso de  alcohol. El aumento de 2 bebidas al día para los hombres y más de 1 bebida al día para las mujeres.
  • Los alimentos picantes, la cafeína, bebidas carbonatadas  aumentan  el riesgo de desarrollar úlceras.

LOS FACTORES DE RIESGO QUE NO PUEDEN CONTROLARSE

Es probable que algunos factores aumenten su riesgo de llegar a padecer una úlcera. Estos son:

  • La infección por Helicobacter pylori (H. pylori), que es la causa más frecuente de las úlceras. Los investigadores no están seguros de la forma en que se trasmite H. pylori, pero piensan que puede ser propagado por medio de los alimentos o agua contaminadas. Los individuos pueden contraer la bacteria por medio de alimentos que no se desinfectaron  o prepararon adecuadamente, o por tomar agua sucia o contaminada. Otros estudios indican que al entrar en contacto con la materia fecal o el vómito y saliva de una persona infectada, se puede transmitir la infección H. pylori.
  • Precedentes personales o familiares de úlceras.
  • El Estrés creado por un padecimiento o lesión graves (como una intervención quirúrgica, un trauma grave).
Ulcera Péptica o Ulcera Gástrica
  • Una enfermedad hipersecretora, en la cual el estómago elabora demasiado ácido.

Cuadro Clínico de la Ulcera Péptica

Los síntomas frecuentes de la úlcera son:

  • Dolor abdominal que puede permanecer por  minutos a algunas horas y que suele desaparecer durante un tiempo, posterior a la administración de un antiácido o reductor de ácido.
  • Dolor incandescente, el dolor que se aprecia como la falta de alimento por un tiempo prolongado, entre el ombligo y el esternón. En ocasiones, el dolor se prolonga a la espalda.
  • Inflamación abdominal o náuseas después de haber ingerido alimento.
  • Periodos de dolor que aparece y desaparece.
  • Pérdida de peso,  pérdida de apetito.

Algunos de estos síntomas menos frecuentes, pero más delicados, de las úlceras son:

Vomitar después de consumir alimentos. Vomitar sangre. Evacuaciones negruzcas con contenido de sangre roja oscura. El dolor de una úlcera gástrica poco tiempo después de alimentarse (cuando la comida aún está en el estómago).

Complicaciones de la Ulcera Gástrica

Si no hay un adecuado manejo en el tratamiento, las úlceras pépticas pueden presentar:

  • Una Obstrucción: Las úlceras gástricas pueden causar deformación, inflamación o cicatrización que logren bloquear el camino de los alimentos a través del tracto digestivo. Por lo cual el paciente puede sentir que se llena con mayor facilidad, que vomite y  pierda peso.
  • Hemorragia interna: El sangrado puede ser en forma lenta  que lleva a la anemia o una pérdida de sangre severa que puede necesitar hospitalización o una transfusión de sangre. Una pérdida de sangre severa puede provocar vómito negro o defecaciones negras o con sangre.
  • La Infección: Las úlceras pépticas pueden ocasionar un perforación en la pared de su estómago o intestino delgado, lo que le pone en peligro de un cuadro  infeccioso grave en la cavidad abdominal (Peritonitis).

Diagnostico de la Ulcera Péptica

El médico tratante le realizara una serie de preguntas en relación a sus síntomas presentes, con una exploración física. También le preguntara sobre su historial médico. El especialista deduce que tiene una úlcera péptica, puede indicarle alguna de las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico, estas pueden ser:

Muestra de su sangre o sus heces al laboratorio para hacer una prueba de (H. pylori).

Prueba de Helicobacter  pylori: Es la causa más frecuente de una úlcera péptica, su médico tratante puede practicarle una prueba para encontrar la bacteria. La Helicobacter pylori se puede hallar en un análisis de aliento con urea. Se le pedirá al paciente que trague un líquido que contiene una sustancia llamada urea que la (H. pylori) descompone para fabricar agua y dióxido de carbono. Se le hará un estudio del aliento usando una máquina para medir la cantidad de dióxido de carbono en el mismo. Si el dióxido de carbono sobrepasa un cierto nivel, la (H. pylori) está presente.

La Endoscopia: El especialista si piensa de una úlcera péptica, puede programar una endoscopia gastrointestinal (gastroscopia). No todos los enfermos que presentan dolor abdominal necesitan este estudio, por lo cual el médico tratante puede emplear otra prueba antes. No obstante, la endoscopia es el único método de confirmar el diagnóstico.

 El procedimiento de la endoscopia permite al médico ver el interior. La prueba se lleva acabo usando una cámara telescópica flexible similar a un tubo llamada endoscopio que se pasa a través de su boca hasta su estómago. El procedimiento por lo normal dura unos pocos minutos. Su médico podrá observar la pared de su estómago y podrá tomar una muestra de la misma. Esta muestra se analiza bajo un microscopio, o se le hace una prueba de Helicobacter pylori directamente.

Tratamiento de la Ulcera Gástrica

La finalidad del tratamiento de esta enfermedad que refiere el enfermo, se encuentran estos cuyos propósitos son sanar el dolor, cicatrizar la úlcera y prever complicaciones graves. Los medicamentos que reducen la acidez del estómago, permitiendo la reparación natural de la úlcera en un periodo que oscila entre 4 y 6 semanas. Los más empleados son:

  • Antiácidos: son líquidos o comprimidos que neutralizan químicamente el ácido al mezclarse con él en el estómago, como el almagato y magaldrato, y que exigen un consumo repetido (después de cada comida y al acostarse), para mantener a raya la acidez gástrica todo el día.
  • Inhibidores de la bomba de protones: son los más potentes antisecretores conocidos, que logran una mejoría del dolor y una cicatrización más rápida que los anteriores, sin embargo por su mayor precio suelen mantenerse para los casos que no responden a los tratamientos anteriores. Los más empleados son el omeprazol, lansoprazol y pantoprazol.
  • Antagonistas de los receptores H2 de la histamina: son fármacos que aminoran la producción de secreción ácida gástrica, son la ranitidina y famotidina, con el beneficio de que mantiene un efecto prorrogado con sólo 1 o 2 tomas al día.
  • Uno de los ejemplos más usados se apoya en la combinación de dos antibióticos (amoxicilina y claritromicina) y un producto antisecretor de ácido (omeprazol), indicados al mismo tiempo durante un corto periodo de tiempo 1 mes.

Con los tratamientos anteriores ya no es forzoso seguir una dieta estricta, solamente evitar los alimentos muy condimentados y aquellos que ocasionen dolor en el enfermo. El tabaco y alcohol continúan prohibidos. En los particulares casos que el tratamiento no sea favorable  se requiere la cirugía efectuando diversas técnicas como la Vagotomía selectiva (radica en cortar parcialmente el nervio vago, lo que reduce la secreción ácida conservando una función gástrica aceptable). Gastrectomía parcial (se elimina la parte del estómago donde se produce el ácido), que tiene más efectos no deseados que la anterior al ser más agresiva y produce una función gástrica más dañada.

El evitar algunos factores que pueden facilitar la probabilidad de tener una Ulcera Péptica como:

El consumir alcohol solo en forma limitada. Margen en el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre y 1 bebida al día en caso de ser mujer.

Los fumadores tienen posibilidades mucho más altas de llegar a presentar úlceras que los no fumadores.

Evita los fármacos AINE. Como la aspirina, ibuprofeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) por más de algunos días a la vez. Si le han prescrito estos medicamentos diariamente, por ejemplo, toma aspirina para las dificultades cardiaca, coméntele al médico tratante acerca de tomar medicamentos que le favorezcan a proteger el estómago y el intestino delgado de las úlceras.

Evitar los alimentos muy condimentados, la cafeína, bebidas carbonatadas etc. Para disminuir los factores predisponentes en el desarrollo de ulceras gástricas.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *