Calendario Gregoriano

Calendario Gregoriano de asentimiento vigente en el mundo, reemplazó al calendario juliano. Que fue introducido en Europa por quien fue su generador más influyente el (“Papa Gregorio XIII”), por el resulta su nombre. Su idea era corregir y perfeccionar el calendario juliano que continuaba en vigor desde el año 46 a.C.

¿El Calendario que significa?

El calendario indica una representación visual para el cálculo del tiempo. Y de igual forma, ha sido una de las maneras más antiguas para la diferenciación del paso del tiempo pasado y futuro, de la misma manera, empleado después para la ordenación de deberes, festividades y acontecimientos importantes en dicha sociedad.

El termino calendario solo resultó aproximadamente en el año 1175 y resulta del (“latín calendārium que indica libro de cuentas”) que proviene de la palabra calend que era el día en que terminaba la fecha para el pago de un adeudo.

Cuando iniciaron los calendarios aplicaban el registro de los cursos de la naturaleza para establecer y precisar los tiempos como la duración de los días (día y noche), los períodos de la luna (mes), las estaciones del año (etapa anual), desplazamiento de las estrellas (ciclos astrológicos), etc.

Permanecen diferentes tipos de calendarios

Los más señalados son:

  • El calendario lunar: El mes lunar radica en las series de fases de la luna recorriendo por las cuatro fases de la luna que son: (luna nueva, luna de cuarto creciente, luna llena y por último luna de cuarto menguante). El año es formado por trece meses y cada uno es formado de 28 a 29 días. De acuerdo a este calendario se conduce por ejemplo el calendario chino.
  • El calendario solar: Se crea a partir de las fases del sol, esto es según la posición de la Tierra próximo al astro. Un año solar es el tiempo exacto del planeta Tierra alrededor del sol que consistente en 365 días. El presente calendario occidental es el Calendario Gregoriano. De tal forma que, lo más preciso es que el planeta gira 365,24219 veces durante una trayectoria completa alrededor del sol, efectivamente un año tiene como duración 365 días, 5 horas, 48 minutos y 56 segundos.
  • Calendarios mixtos: Un año estaba en doce meses de treinta días y se establecía por lo tanto en los períodos lunares como en los períodos solares.

El inicio de la palabra aparece en la vieja Roma, específicamente del vocablo (“calendas”). “Que indican el 1er día del mes en el calendario romano”. Las (“nonas eran los días 5 del mes y los idus el día 13 menos marzo, mayo, julio y octubre en los que eran los días 7 y 15 correspondientemente”). El 1er calendario romano de acuerdo con la creencia, fue hecho por Rómulo fundador de Roma.  

En donde la religión era pagana. Puede mostrarse, al calendario, como una manera de arreglar o reglamentar el tiempo como método de organizar las labores humanas. Estaba distribuido en 10 meses lunares, por lo que incluía un período de unos 304 días. La complicación, como es indudable, era el desencaje de las fechas en relación a las estaciones.

¿Por qué se substituyó el calendario Juliano al calendario Gregoriano?

El Calendario Gregoriano adquiere su título del papa Gregorio XIII, que había sido designado Papa en el año 1572, ya había requerido la participación del jesuita alemán Christopher Clavius y de Luigi Lilio para crear una modificación que ajustara el calendario civil al año astral.  Cristóbal Clavio, astrónomo jesuita, el «Euclides de su tiempo», era un destacado astrónomo y matemático.

Referente a Luigi Lilio, astrónomo y médico de Nápoles, creemos que fue el gran creador de la corrección del calendario. Falleció en el año 1576 sin haber presenciado ya concluido el progreso de la reforma. El papa Gregorio XIII que lo aplicó en el año 1582 hasta en aquel tiempo la sociedad occidental se regía por el calendario juliano, ordenado por Julio Cesar, que adjudicaba al año un periodo de 365 días y seis horas que se añaden cada 4 años para agregar un día a los años bisiestos.

Sin embargo el transcurso del año solar, a partir del recorrido del sol por el equinoccio de primavera o de otoño hasta el siguiente recorrido por el mismo equinoccio, es de “365 días, 5 horas, 48 minutos y 50 segundos”, por lo cual el calendario juliano se alejaba del año solar en relación a once minutos y diez segundos por año.

Con el transcurso del tiempo esta disparidad se estuvo juntando y en el período del Papa Gregorio XIII había alcanzado ya los 10 días. Para poder eludir las complicaciones de la irregularidad, el Papa ordenó que se superara esa disparidad debido a lo cual, el día cinco de octubre de 1582 se adelantó a ser el día quince de octubre.

En el futuro se acordó que los años fin de siglo omitieran su forma normal de bisiestos, excepto los que incluyeran una cifra sin contar los ceros divisible por 4 por empleo de esta reforma el año 1600 fue bisiesto, sin embargo no lo fueron los años 1700, 1800 y 1900 y regresará a suceder el año 2000 alcanzando de este modo una mayor cercanía del calendario civil con el año solar.

El calendario Gregoriano cerca de ser insuperable

Este Calendario Gregoriano es casi impecable, puesto que no consiguió que los meses fueran continuos ni que los trimestres poseyeran el igual número de días, lo que comenzaba a ser perjudicial en el ámbito laboral y monetario. Como el Calendario Gregoriano cada año se ocasiona una falla sucesiva de 26 segundos, que añadirán un día completo en el (año 3323).

Este calendario se asumió rápidamente en los países que estaban con la dominio de la Iglesia católica, ya que esta modificación provenía del Papa de Roma, no obstante en numerosos países por existir creencias religiosas distintas que no seguían al poderío del Papa, Por esta razón, este calendario se utilizó años más tardíamente como en el Reino Unido hasta 1752 o en Turquía hasta 1927.

El calendario oficialmente creado por doce  meses

A partir de que Roma lo estableciera como su calendario oficial, el esquema integrado por 12 meses se generalizó por los países Europeos y fue empleado hasta el siglo XV, en el momento en que hizo su ingreso el Calendario Gregoriano. Los apelativos que los romanos manejaban para elegir los meses del año tienen su fundamento en dioses, emperadores o números, De igual forma se han mantenido en las lenguas francesa, inglesa, italiana, española y portuguesa.

  1. Enero 31 días: Éste mes fue el primero que se hubo que agregar. Su apelativo añoso era “Ianuro en honor al dios Iano”, el cual era el guardián de puertas y entradas. A esta deidad se la simbolizaba con una vara y una llave. Como expectativa, el inicio de año se oficia en enero convenido a la campaña de Hispania (península ibérica), que requería de los cónsules y estos solo lograban ser designados con el año nuevo. Por la exigencia de establecer su estrategia, el inicio del año saltó de marzo a enero.
  2. Febrero 28 o 29 días resultando si el año es bisiesto o no: Agregado en segundo sitio por “Numa Pompilio, lo dedicó a Plutón o Februo”, para así poder calmara sus furias.
  3. Marzo 31 días: Procede de “Marte dios de la guerra”, puesto que en este mes se emprendían las campañas guerreras de las legiones romanas.
  4. Abril 30 días: Surge del término griego “afros”, que indica espuma, de la cual emergió Venus. Este mes se destinó a la fertilidad.
  5. Mayo 31 días: Es un estímulo a los viejos o defensores del pueblo, ya que proviene de la palabra “latina majorum que indica mayores”. Distintos refieren su apelativo a la “diosa Maya la esposa de Vulcano”.
  6. Junio 30 días: Simbolizado como un recolector de heno, representa un respeto a los jóvenes, ya que procede de la palabra “latino junior”.
  7. Julio 31 días: El apelativo se lo otorgó Julio César, porque él nació en julio.  Ya que correspondió a la época en que se estaba llevando a cabo la recogida del trigo, se simbolizaba con un recolector realizando esta faena agrícola.
  8. Agosto 31 días: Ofrece distinción al emperador Augusto, que señaló este mes para que utilizara su apelativo porque correspondió cuando fue la derrota de Cleopatra y Marco Antonio, sus más grandes contrincantes. Originalmente tenía 30 días y se nombraba “Sextilis”. (Numa Pompili)” le suprimió un día y Julio César le agregó dos más.
  9. Septiembre 30 días: Puesto que al inicio estaba en el séptimo sitio “septem, en latín”, mantuvo su original apelativo contrariamente de haber ido al noveno lugar. Diversas acciones de vendimia simbolizan este mes, destinado al dios Vulcano.
  10. Octubre 31 días: De la misma manera, ha mantenido aún su nombre inicial de la época de Rómulo, de la palabra (“latino october octavo”). Por tanto la colecta como el cultivo, faenas de la época que utilizaban para representarlo.
  11. Noviembre 30 días: Entre tanto su nombre ha permanecido desde que tenía el noveno lugar “november”, sus días llevaron variaciones hasta la presencia de Augusto.
  12. Diciembre 31 días: Después de todo, al estar al final, se le continúa sabiendo por el décimo sitio que usaba inicialmente.

¿De que manera se concedieron los nombres a los días?

No todos los países siguen el Calendario Gregoriano. Sólo a los apartados o muy inaccesibles que emplean otros calendarios raros. A partir de que Julio César, al corregir el añoso calendario lunar romano, quitó la luna como elemento significativo en el registro del tiempo el sol rige insuperablemente sobre los días, años.

Sin embargo la semana no tiene nada que ver con el astro, de igual forma no tiene la menor conexión a la luna, ya que un mes lunar permanece 29 días y medio y no veintiocho. La semana sólo es un resultado del entendimiento humano por eso algunas tribus sostienen semana de 3 días, otras de cuatro, de cinco de seis, y todavía unas acostumbran llegar a diez varios pueblos orientales, entre los cuales están los hebreos, mantenían una semana de siete días posiblemente por motivo de los siete planetas o astros que sabía el hombre.

Inclusive los apelativos de los días de la semana resultan de ese cuerpo celeste como era en la antigüedad el sol, la luna y los cinco planetas localizados por los hombres antiguos.

  • El lunes se destinó a luna.
  • El martes se aplicó a planeta Marte.
  • El miércoles se dio al planeta mercurio.
  • El jueves se destinó al planeta Júpiter.
  • El viernes se concedió al planeta Venus.
  • El sábado se aplicó al planeta Saturno.
  • El domingo se dio al sol.

No obstante, de su precisión con relación al movimiento de los astros, el Calendario Gregoriano muestra notables desventajas en la práctica especialmente porque de ningún modo indican los días de la semana con los del mes.

Este Calendario Gregoriano fue aceptado rápidamente en los países en el cual la iglesia católica Romana poseía autoridad. En países que no practicaban la religión católica (“protestantes, anglicanos adoración de la fe en el estilo de la iglesia de Inglaterra, cristianismo ortodoxo, y otros”), este calendario no se estableció hasta muchos años o reinados siguientes.

Pese a que en sus países el Calendario Gregoriano es el representativo, las iglesias ortodoxas (“exceptuado la de Finlandia”) continúan ocupando el calendario juliano (o variaciones de él distintos al Calendario Gregoriano).

Entre las particularidades más representativas del Calendario Gregoriano
  • En este año de 1582 se consiguió situar el equinoccio al 11 de marzo y la semana Santa.
  • Continúa una discrepancia de once minutos entre el Calendario Gregoriano y juliano.
  • Este Calendario Gregoriano está adecuado a 365,25 minutos, pero en la verdad el año mantiene 365 días, 24,2189 minutos.
  • Lo que restableció el calendario fue que se eliminara de manera rápida los días de disparidad que tenían a la fecha.
  • En un comienzo las comunidades protestantes se rehusaron a adoptarlo por ser un resultado del Catolicismo.