Cáncer de Ovario

El cáncer de ovario es la 5ta causa principal de fallecimiento en mujeres. El día 8 de mayo de cada año, es el (Día Mundial del Cáncer de Ovario), Alrededor del 50 por ciento de las mujeres que son diagnosticadas con cáncer de ovario son mayores a los 60 años de edad. Los tratamientos para este cáncer tienen mayor éxito cuando se descubre el cáncer precoz.

Pero la generalidad de las veces, esta enfermedad ya se ha desarrollado cuando se detecta. Las mujeres de raza blanca son más predispuestas a presentar este cáncer que las mujeres Afroamericanas.

El cáncer ovárico resulta cuando las células en el ovario se vuelven anómalas y se separan sin normalidad. Las células cancerosas logran ocupar y destruir el tejido circundante. De igual forma, pueden dividirse del tumor y diseminaron para formar nuevos tumores en otros lugares del cuerpo.

Los ovarios son las glándulas sexuales de las mujeres. La mujer posee 2 ovarios, que se localizan en la parte baja del abdomen, son del tamaño y aspecto de una almendra y están ubicados entrambos lados del útero. Son los responsables de elaborar las hormonas (“estrógenos y progesterona”) que ayudan al apropiado funcionamiento de todos los órganos sexuales.

Factores de exposición

No se conocen las razones precisas del cáncer de ovario, pero las mujeres con señalados factores de riesgo tienen más posibilidades de sufrir este padecimiento. Si bien la existencia de uno o más factores de peligro puede incrementar el riesgo en la mujer, por lo consiguiente, no indica precisamente que vaya a tener un cáncer. Entre los factores de peligro están:

  • La edad: Es más habitual en las mujeres mayores de 50 años, el enorme riesgo pertenece a las mujeres mayores de 60 años.
  • Los historiales familiares cuando uno o más familiares de 1er grado como la (madre, hermana, hija) o un familiar de 2do grado (abuela, tía) han padecido un cáncer de ovario.
  • El embarazo: las mujeres que no tuvieron hijos presentan mayor riesgo. La cantidad de más hijos que tiene una mujer, es menor la probabilidad que sufra este cáncer.
  • La tendencia hereditaria al cáncer: alrededor del diez al quince por ciento de los cánceres de ovario se corresponden a una “predisposición hereditaria al cáncer”.

La relación entre los factores de exposición que se detallan y el cáncer de ovario es discutido y no se ha probado de forma definitiva estas serían:

  • La terapia hormonal suplente: ciertas investigaciones sugieren que las mujeres que sostienen terapia hormonal sustitutiva posterior de la menopausia tiene un riesgo grande de sufrir esta enfermedad.
  • La obesidad: recientes informes indican la probabilidad de una conexión entre la obesidad y el cáncer de ovario.
  • Los medicamentos inductores de la fertilidad pueden acrecentar levemente la probabilidad de sufrir cáncer de ovario. No obstante, no se ha probado en ningún artículo y los especialistas siguen investigando si hay una relación.
  • El polvo de talco acostumbraba incluir (amianto), un ingrediente cancerígeno señalado, pero las leyes federales ordenan que todos los polvos estén excluidos de amianto a partir de los años setenta. Ciertas investigaciones apuntan que la aplicación continua de polvo de talco en el área genital puede incrementar el riesgo de cáncer de ovario.

¿Cuáles son los tipos de esta afección?

Se han descubierto más de treinta tipos distintos de cáncer de ovario, que se especifican en función del tipo de célula del que se producen. Los tres tipos más usuales de este padecimiento  son:

  • Los “tumores de células germinales” se forman en las células que producen óvulos presentes en el ovario. Este tipo de cáncer puede mostrarse en mujeres de cualquier edad, sin embargo aqueja en su mayor cantidad a adolescentes y adultas jóvenes menores de treinta años. Cerca del cinco por ciento de todos los cánceres de ovario son “tumores de células germinales”.
  • Los tumores epiteliales surgen en el epitelio, el tejido que recubre el exterior del ovario. Alrededor del noventa por ciento de los cánceres de ovario son de este tipo. El peligro de cáncer epitelial de ovario acrecienta con la edad y aqueja primordialmente a mujeres de 60 años en adelante, si bien puede aparecer a cualquier edad.
  • Los tumores del estroma de los cordones sexuales se desarrollan en el tejido conjuntivo que mantiene el ovario junto y produce las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona. Los tumores del estroma de los cordones sexuales son relativamente raros, de modo que representan alrededor del 5 por ciento de todos los cánceres de ovario. Las mujeres logran notar alguna dolencia y dificultades abdominales en las etapas primarias de este padecimiento.

Las manifestaciones clínicas

Las etapas precoces del cáncer de ovario habitualmente son asintomáticas. Esta enfermedad que se ha diseminado (metastizado) a otras lugares del organismo es más factible que provoquen síntomas. Estos síntomas pueden corresponder o no a esta afección, pueden igualmente ser ocasionados por otros factores.

  • Alteraciones menstruales: Este puede mostrarse como sangrado posterior de la menopausia o sangrado profuso cuando menstrua.
  • El incremento de la presión arterial y/o dolor habitualmente en la mitad inferior del organismo: Como serían las extremidades inferiores,  la pelvis, espalda o  abdomen.
  • Prominencia o inflamación abdominal: Esta puede ser por un cúmulo de líquido (ascitis) o por la estancia de un tumor.
  • Digestión laboriosa, náuseas.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Una sensación de hartazgo o dificultad para comer.
  • Debilidad, cansancio.
  • Necesidad de orinar reiteradamente.
  • Respiración con dificultad (Disnea).

¿Cómo se diagnostica y establece?

Su doctor tratante le realizara una serie de preguntas en relación a su historial médico y la sintomatología presente. De igual forma, le practicara un examen físico que abarca un examen pélvico. Con reiteración se efectúan exámenes, si la persona tiene algún síntoma que indica la probabilidad de hallarse cáncer de ovario, estos serían los estudios se le podrían efectuar:

  • La tomografía computarizada (TAC) abdominal y pélvica: Se obtiene imágenes de toda la cavidad abdominal, y se emplea para auxiliar al diagnóstico lo que ocasiona el dolor pélvico o abdominal y para descubrir este cáncer. Habitualmente se aplica una inyección de un medio de contraste, como además un contraste oral, para intensificar durante el estudio la claridad de los ganglios linfáticos y  diferentes tejidos.
  • La laparoscopia: Este estudio se procede ocupando un tubo delgado con luz nombrado laparoscopio que se introduce a través de un corte mínimo en el abdomen, para confirmar si hay señales de la existencia de cáncer.
  • El ultrasonido pélvico: En el examen se aplica ondas sonoras para crear imágenes de las estructuras y órganos de la pelvis, y puede apoyar a señalar los cánceres uterinos o del ovario. En el ultrasonido transvaginal se introduce una sonda adentro de la vagina para lograr un mejor panorama del útero y los ovarios.
  • La laparotomía exploratoria: El especialista realiza una incisión en la pared abdominal, para inspeccionar los órganos del abdomen y la pelvis en búsqueda de indicativos sobre la aparición de cáncer. Si llega localizarse, esta cirugía habitualmente se acompaña de una extracción de los ovarios, el útero y la considerable cantidad de potencial tejido tumoral del abdomen.

Si se llega a localizar la manifestación del cáncer, los exámenes por imágenes son totalmente valiosos para establecer la extensión del tumor en el abdomen, y si el cáncer se ha metastizado. Para apoyar a precisar el estadio de la afección se pueden practicar los exámenes por imágenes:

  • La radiografía del tracto gastrointestinal inferior: Es un estudio de rayos X del intestino grueso (colon). La porción gastrointestinal inferior se ocupa de bario empleando un tubo flexible que se introduce por el recto para una superior visualización de la probable propagación del cáncer en el tracto digestivo.
  • Resonancia magnética nuclear (RMN): Si bien es menos usual, se puede emplear para crear imágenes precisadas del útero, los ganglios linfáticos, y otros tejidos en el abdomen y la pelvis. durante el estudio.  
  • La tomografía por emisión de positrones, tomografía computarizada  (PET/CT): Es un examen de diagnosis por imágenes de medicina nuclear que maneja una cantidad mínima  de material radiactivo para colaborar a especificar la extensión o el tratamiento de una diversidad de padecimientos, englobando al cáncer. Las exploraciones por (PET) se pueden sobreponer con la tomografía computarizada o la (RMN) para crear vistas específicas que pueden guiar a diagnósticos más verdaderos y precisos. La (PET/CT) se puede usar para valorar la respuesta del cáncer de ovario a terapias como sería  la quimioterapia.

Estadios  o etapas de esta afección

El estadio muestra el grado de dispersión del tumor y se aplica como indicador para disponer el pronóstico y establecer las soluciones de tratamiento. Esencialmente, en menor etapa, más alto puede ser su pronóstico.

Estadio I. Células cancerosas se localizan en el área externa de uno o ambos ovarios.

Estadio II. Células cancerosas se hallan en uno o ambos ovarios y se han dispersado (metastizado) hacia el útero, la vejiga, colon o recto.

Estadio III. Células cancerosas se aprecian en uno o en los dos ovarios y se diseminaron  al cubrimiento abdominal de los nodos linfáticos.

Estadio IV. En la etapa más excedida del cáncer de ovario. Las células cancerosas se localizan en uno o en los dos ovarios y se han diseminaron afuera del abdomen (metastizado) para los pulmones, hígado u diferentes órganos.

Del mismo modo, se determinan los cánceres de ovario de acuerdo al grado de diferenciación celular. Si las células cancerosas se parecen mucho a las células normales se designa (tumor bien diferenciado o de menor grado), pero si son muy diferentes, se nombra (tumor poco diferenciado o de alto grado), que habitualmente tiene mal pronóstico y se dispersan más aceleradamente.

El procedimiento para este padecimiento

Los tratamientos importantes para el cáncer de ovario predominan: la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y la hormonoterapia. Este tratamiento obedecerá, en cada caso, del tipo de cáncer, del estadio o etapa en el que se localice la afección y el estado general del enfermo.

  1. La cirugía en este cáncer tiene un doble propósito: diagnosis y curativo, y está notoriamente comprobada. Puede ser de 2 tipos:
  2. Conservadora: En el caso que la mujer es joven, el estadio es muy prematuro y desea procrear hijos, puede estimar el extirpar únicamente el ovario que muestra el tumor.
  3. Citorreductora: Esta cirugía se procede en los estadios avanzados del padecimiento. Su propósito es extraer la mayor porción viable de tumor. Esta disminución del daño proporciona una notable eficacia de la quimioterapia siguiente y se convierte en una mayor supervivencia de las aquejadas.
  4. Quimioterapia: Se basa en la aplicación de medicamentos o productos químicos para anular el cáncer. Se suministra en periodos de tiempo anticipadamente ordenados que se señalan ciclos.
  5. La radioterapia: radica en la manejo de las radiaciones ionizantes (Rayos X de alta energía) con el intención de deshacer las células cancerosas. Se estima en un tratamiento local y el método es aproximado al de una radiografía. Las radiaciones irradiadas se conducen directamente al tumor y sólo quedan dañadas las células del área radiada.
  6. Terapia hormonal: Este procedimiento para el cáncer es a base de hormonas y actúa modificando la elaboración de estrógenos o imposibilitando la acción de los mismos. Se maneja continuamente para tratar los tumores estromales de ovario (son células de tejido conectivo, las cuales dan forma al ovario).

Entre los progresos para tratar el cáncer cabe recalcar la llegada de los tratamientos biológicos, que integran un grupo de fármacos con un mecanismo de acción común que trabaja bloqueando de manera particular formas específicas de la biología celular o tumoral. Se caracterizan por agredir a las células cancerosas ocasionando el mínimo daño probable a las células normales y, por lo consiguiente, causando disminución en los efectos secundarios que la quimioterapia.

Angiogénesis: Los tejidos del cuerpo requieren mantenerse para existir y los nutrientes los obtienen esencialmente por medio de la sangre que recorre por los vasos sanguíneos. Los tumores, al igual que los otros tejidos del cuerpo, precisan alimentarse para poder desarrollarse. Al comienzo el tumor es chico y absorben los nutrientes de los vasos sanguíneos que están a su entorno.

No obstante, como los tumores crecen incontroladamente, resulta el momento en que los nutrientes que recogen a través de estos vasos sanguíneos son limitados y para seguir creciendo se ven forzados a promover la formación de nuevos vasos sanguíneos. Este desarrollo de formación de nuevos vasos sanguíneos se llama angiogénesis.

Por este motivo, los medicamentos (antiangiogénicos o inhibidores de la angiogénesis) se han realizado con el propósito de bloquear la producción de nuevos vasos sanguíneos y, de esta manera, impedir que el tumor siga desarrollándose.

¿Es posible prever?

No hay un proceder sabido de prevenir el cáncer de ovario. El peligro de enfermarse es más escaso en mujeres con antecedentes de embarazo y dar el pecho, También aquellas que han consumido anticonceptivos orales y mujeres que presentaron ligadura de trompas Falopio (trompas ligadas y cortadas), mujeres que les realizaron la extirpación de los ovarios o tienen una histerectomía (extirpar el útero total o parcialmente).

Además es conveniente adquirir primero hábitos de vida saludables. Comer abundantes vegetales algunas investigaciones ha indicado que la apreciación de cáncer de ovario es más disminuida entre las mujeres que comen más verduras. Se aconseja que la alimentación sea abundante en vegetales y baja en grasas sobre todo de origen animal (carnes rojas, embutidos, etc.).

Este cáncer de ovario es un hecho significativo de fallecimiento en la mujer, que habitualmente es diagnosticado en los estadios avanzados de la afección. Es de suma importancia el estar informados de los factores de riesgo y su sintomatología para especificar el riesgo y manejar debidamente la detección temprana.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.