Enfermedad de Crohn puede llegar a un Estado Depresivo

Enfermedad de Crohn

La Enfermedad de Crohn, es un trastorno permanente en la inflamación del intestino delgado. Se halla habitualmente en la parte más inferior, en el íleon, pero logra aquejar cualquier lugar del aparato digestivo. La inflamación puede causar dolor y producir un urgente vaciado intestinal, desencadenando diarrea.

La enfermedad de Crohn puede ser compleja de diagnosticar por sus síntomas que son parecidos a otras afecciones intestinales tales como el síndrome de colon irritable y otros tipos de colitis ulcerosas. Esta alteración puede iniciar a cualquier edad. Aqueja con más continuidad a los individuos de entre 14 y 35 años. Asimismo puede suceder en los niños pequeños. Aqueja a ambos sexos de igual forma.

El tracto gastrointestinal inicia en la boca, y continúa un camino torcido y curvo  terminando, en el recto. En ese trayecto hay órganos los cuales disponen una función en la transformación  y transporte del alimento a través del cuerpo.

El esófago, es un tubo delgado que vincula la boca al estómago. El bolo alimenticio pasa por el estómago y entra al intestino delgado. Esta es la sección donde la mayoría de los nutrientes son absorbidos como las vitaminas y los minerales. El intestino delgado luego se dirige al intestino grueso o colon, el cual conecta al recto.

El trabajo primordial del colon es absorber el sobrante de agua y sales del material de desecho (es el resultado posterior de los alimentos que han sido asimilados). De igual forma junta el desecho sólido, que trasforma en excremento, y lo elimina por el ano.

Cuando sucede la inflamación, las funciones importantes son aquejadas, agregando la absorción de agua. Como consecuencia, la diarrea puede ser un síntoma muy frecuente durante los comienzos de la enfermedad de Crohn.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD DE CROHN

Se considera que no hay una causa única que cause esta enfermedad, sino que logran ser diversos los factores que la inicien o, inclusive, la unión de ellos:

  • Los factores genéticos: Hay genes que, de estar presentes, acrecientan el riesgo de sufrir la Enfermedad de Crohn. Efectivamente, un 20 por ciento de los individuos que presentan esta afección tiene un pariente hermano o hermana, papá, mamá o hijo con algún tipo de enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Factores inmunológicos: Los Trastornos en el sistema inmunológico producen una respuesta excedida y permanente ante bacterias.
  • Factores ambientales: el consumo exagerado de fármacos se ha manejado como una de los motivos que ha inducido el aumento de la afección en los últimos años.

De la misma manera, se ha confirmado que hay factores externos que consiguen hacer más vulnerable o agravar la severidad de la inflamación:

  • Los episodios de estrés: además ayudan en la manifestación de los síntomas de la enfermedad de Crohn.
  • La alimentación: Diversas investigaciones aseguran que los antígenos presentes en ciertos alimentos pueden ser los culpables de dicha respuesta inmunológica violenta y de igual forma las comidas procesadas, azucaradas y sofritas.
  • La edad y sexo: Generalmente este padecimiento aqueja a las mujeres en edades entre los 15 y 35 años y los 60 y 75 años. Se considera que esto puede ser a las variaciones hormonales que la mujer muestra al final de la adolescencia.
  • La raza: se ha apreciado que las personas blancas son más predispuestas que los hispanos y afro descendientes a sufrir de dicho padecimiento. Aseguran que puede  deberse a factores ambientales e inclusive a la forma de vida.
  • El tabaco: la nicotina es sabida por dañar directamente a la mucosa intestinal, por lo cual la enfermedad de Crohn se incrementa primordialmente en individuos fumadores.

SINTOMATOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD DE CROHN

Algunos de los síntomas más usuales son la diarrea y los espasmos provocados por el dolor abdominal que se reúne, especialmente, en la zona inferior derecha del mismo. Si bien el 70 por ciento de los aquejados con enfermedad de Crohn manifiestan estos síntomas, hay un sin número de síntomas incrementadas que derivando de la gravedad inflamatoria pueden dañar mayor o menor. Estos son otros síntomas de la enfermedad de Crohn:

  • La fiebre: Frecuenta ser de menor grado, cuando es superior a 38º (hipertermia) y se agrega de escalofríos.
  • Difícil absorción de los nutrientes.
  • La pérdida de peso y de apetito.
  • Cólicos abdominales verdaderamente dolorosos.
  • La sintomatología cambia según la localización pero tiene diarrea crónica, con o sin sangre y moco.
  • En las evacuaciones muestran grasa y olor muy fétido.
  • Frecuentemente suele haber evacuaciones por la noche, un síntoma que no es una existencia del síndrome del intestino irritable.
  • Carencia de energía.
  • Dolor al estar evacuando, exceso de gases.
  • Estreñimiento.
  • Cálculos en los riñones.
  • Dolor en las articulaciones.
  • El cansancio: Durante las manifestaciones pueden surgir complicaciones que en algunos casos duran más tiempo que el resto de síntomas.  
  • Fisuras anales.

Complicaciones usuales de la afectación inflamatoria en el intestino

El desarrollo de la enfermedad de Crohn se define por etapas de recaídas y aplacamiento con períodos repetidos de inflamación que llevan al desarrollo de complicaciones como estrechuras y fístulas. La diferenciación entre la enfermedad de Crohn y el Síndrome del intestino irritable puede ser complejo. Frecuentemente, el período prodrómico (son los síntomas iniciales que anticipan al desarrollo de la enfermedad), es largo y pueden pasar hasta diez años para que se llegue al diagnóstico concluyente.

  • Obstrucción intestinal: la inflamación frecuente de las paredes del intestino produce cicatrices fibrosas que estrechan el calibre del tubo digestivo y obstruyen el paso a través de él. Por lo cual, causa estreñimiento y, a veces, náuseas y vómitos.
  • Fístulas entre órganos próximos: son úlceras que atraviesan el intestino y conectan su luz con la de otros órganos juntos a él como la vejiga, la vagina, o hacia el exterior atravesando la piel. Por medio de estas fístulas se pueden desechar las heces y gases del intestino.
  • Megacolon tóxico: es un ensanchamiento del intestino grueso ligado a la disminución de la fuerza de los músculos de las paredes intestinales por la continua inflamación que conllevan; Presenta dolor abdominal, fiebre, distención abdominal e incremento de la frecuencia cardíaca, el peligro de perforación es elevado. Es más habitual en otro tipo de enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa.
  • La perforación del colon.
  • Hemorragia abundante.
  • Cáncer de colon, básicamente en los enfermos con colitis ulcerosa.

Algunas complicaciones generales:

  • Hematológicas: anemia.
  • Oftalmológicas: iritis epiescleritis.
  1. Articulares: La artritis.
  • Dermatológicas: aftas bucales (úlceras), eritema nodoso (lesión en la piel que consiste en la presencia de nódulos dolorosos que muestran signos inflamatorios).
  • Hepatobiliares: hepatitis, colangitis (infección aguda de los conductos biliares del hígado), litiasis biliar.

DIAGNOSIS DE LA ENFERMEDAD DE CROHN

El médico tratante se apoya en la historia clínica, los datos analíticos y los resultados de los estudios específicos digestivos que comprenden la endoscopia y los exámenes radiológicos. Habitualmente se ordenan los siguientes:

  • Análisis en sangre: Puede hallarse aumentados los marcadores que sugieran inflamación e infección. Además puede tener anemia y carencia de nutrientes.
  • El examen en las heces: Proporciona eliminar cualquier otra clase de afección del aparato digestivo.
  • Enema opaco: Frecuenta ser el estudio más significativo para el diagnóstico porque deja observar la afectación del intestino delgado tras la ingestión de papilla de bario (contraste visible a los rayos X) dejando ver la superficie de las lesiones, las probables estenosis (estrechamientos), pólipos, etc.
  • La gammagrafía: Los leucocitos (glóbulos blancos) indicados es la prueba de elección para precisar la ampliación de la inflamación y la gravedad de la enfermedad.
  • La endoscopia: Si bien, no es de mucha beneficio como lo es en la colitis ulcerosa.
  • La ecografía endoanal: Es cuando existe afectación del recto (fístulas y abscesos).

Distintas estudios que pueden ser adecuados son: la ecografía abdominal, la tomografía computarizada (TAC) abdominal (sobre todo para observar complicaciones como abscesos).

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE CROHN

Este padecimiento, no puede curarse, pero sí puede controlarse. El tratamiento es obligatoriamente individual, ya que obedece a su localización y de sus probables complicaciones. El propósito principal es controlar los comienzos, disminuyendo la actividad inflamatoria y procediendo sobre los síntomas manifestados por el enfermo, e impedir en la medida de lo posible las reincidencias.

  • La alimentación: No hay una dieta especial para la enfermedad de Crohn, sino sugerencias generales que hay que adecuar a cada caso particular. La indicación importante es impedir aquellos alimentos que le provoquen malestar al enfermo y disminuir el consumo de fibra y grasas. Además se aconsejan los alimentos prebióticos y aquellos abundantes en ácidos grasos omega 3 y 6, que favorecen a restablecer la mucosa intestinal. Por otra parte, también se sugiere realizar pequeñas ingestas de alimento en el transcurso del día (no hacer comidas copiosas) y estar adecuadamente hidratado con una ingesta continua de agua. Por causa a la mala absorción en ciertas ocasiones de los nutrientes en el intestino, en ciertos casos a los enfermos se les puede prescribir suplementos de calcio, hierro, vitamina B12 o vitamina D, de acuerdo al criterio de su médico tratante.
  • Tratamiento con medicamentos: Se emplea corticoides para disminuir la inflamación e inmunosupresores para durar en el tiempo el efecto del tratamiento. Ahora igualmente se emplea el uso de anticuerpos monoclonales (anti-TNF) cuando el brote provoca fístulas o úlceras o el enfermo no tiene una respuesta al tratamiento usual. En estos casos además se deben usar antibióticos.
  • La cirugía: Es empleada ante la presencia de complicaciones y el riesgo de que las  lesiones se vuelvan malignas, extirpando el tramo intestinal dañado por la enfermedad. No se cura, pero con el manejo posterior de antiinflamatorios se puede conseguir que se impidan nuevos brotes durante años.
  • Fotoféresis: Todavía no se tiene bastante experiencia con este procedimiento terapéutico que radica en separar los distintos componentes de la sangre, tratarlos con un fármaco que incrementa su sensibilidad a la luz, exponerlos a radiación ultravioleta y reintegrarlos al organismo con el propósito de que los linfocitos T, que son mediadores de la inflamación, se autodestruyan.
  • Ayuda psicológica: La fuerza y el desarrollo de los brotes típicos de la enfermedad de Crohn pueden provocar en el afectado estado de estrés alto que puede desarrollarse a depresión, por lo cual puede ser importante la ayuda psicológica.

CONSEJOS PARA PREVENIR LA ENFERMEDAD DE CROHN

Ya que no se conoce una causa exacta de su manifestación no se puede precisar debidamente qué la puede prevenir. No obstante, es bien conocido que cambiando algunos malos hábitos y costumbres se puede, en gran posibilidad, prevenir la enfermedad de Crohn e inclusive evitar su desarrollo o una reincidencia, una vez que ha surgido.

  • Comer verduras no ácidos como el brócoli, la zanahoria, espinaca, etc.
  • No consumir y reducir al máximo alimentos derivados de los lácteos, el pescado o que sean altos en contenido de levaduras.
  • Disminuir el consumo de grasas y carbohidratos.
  • Restringir la ingesta de bebidas como la cafeína, los tés y la cola.
  • Tener un buen hábito de beber la suficiente agua.
  • Evitar situaciones estresantes. Quitar el alcohol y el tabaco.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.