Hidrocefalia

Hidrocefalia este vocablo viene del griego (“hydro indica el agua, cephalus la cabeza”).   Este padecimiento se puede manifestar a cualquier edad, pero habitualmente aparece en bebés y en adultos mayores de 60 años. El tratamiento por cirugía para esta alteración puede restablecer los niveles de fluido cefalorraquídeo en el cerebro y que permanezcan normales. Comúnmente, se necesitan distintas terapias para aminorar los síntomas o los daños funcionales que se están originando.  

La hidrocefalia es el cúmulo de fluido (líquido cefalorraquídeo) adentro de las cavidades (ventrículos) profundas del cerebro. La demasía de líquido agranda el tamaño de los ventrículos y hace presión sobre el cerebro. El líquido cefalorraquídeo, normalmente, circula por el sistema ventricular y cubre el cerebro y la columna vertebral.

El líquido cefalorraquídeo es trasparente y se halla en el espacio subaracnoideo y la médula espinal, el funcionamiento del líquido cebroespinal es proteger al sistema nervioso central, igualmente actúa como transportador de nutrientes para las neuronas, neurotransmisores y hormonas, para su limpieza ocupa anticuerpos y linfocitos, recogiendo restos metabólicos y funcionando como drenaje, igualando de este modo las variaciones en el volumen de la sangre intracraneal.

En circunstancias normales, el líquido cebroespinal es asimilado en el torrente sanguíneo y recorre a través de los ventrículos, trasladándose hacia depósitos o reservorios cerrados sobre la base cerebral. El volumen total del líquido cefalorraquídeo en adultos es de 120 a 150 ml, de manera que, treinta mililitros se hallan dentro de los ventrículos cerebrales y el restante por fuera de él.

Elementos de riesgo

En diversos casos, no se conoce el motivo verdadero que causa la enfermedad. No obstante, distintas complicaciones de salud o de desarrollo pueden favorecer a sufrir hidrocefalia o pueden provocarla.

  1. Hidrocefalia (congénita) aparece al momento del nacimiento o posteriormente del nacimiento puede originarse debido algunos de estos factores:
  2. El desarrollo anómalo del sistema nervioso central que puede impedir la circulación de líquido cefalorraquídeo.
  3. El sangrado adentro de los ventrículos, una probable dificultad del parto prematuro.
  4. Cuadro Infeccioso en el útero en el embarazo, como sería la  rubéola o sífilis, que logra causar una inflamación en los tejidos cerebrales del feto etc.
  5. Hidrocefalia adquirida (puede resultar en cualquier momento). Ciertas complicaciones de salud favorecen la manifestación del trastorno como:
  6. Las lesiones o tumores en el cerebro o en la médula espinal.
  7. Infecciones en el sistema nervioso central, como sería la meningitis bacteriana o paperas.
  8. Sangrado en el cerebro por un accidente cerebrovascular o a una herida en la cabeza.
  9. Diferentes lesiones traumáticas en el cerebro

Hidrocefalia: Algunas probables causas

La hidrocefalia es causada por una variabilidad entre la cantidad de líquido cefalorraquídeo que se elabora y la cantidad que se absorbe en la corriente sanguínea.

El líquido cefalorraquídeo  circula a través de áreas que rodean el cerebro y la médula espinal. Es captado esencialmente por los vasos sanguíneos en los tejidos que se hallan en proximidad a la base del cerebro. Este líquido tiene una actuación fundamental en la función cerebral como:

  • Atenúa el cerebro para impedir lesiones.
  • Sostenerlo en suspensión, le proporciona al cerebro que es  respectivamente pesado fluctuar dentro del cráneo.
  • Limpia los restos del metabolismo del cerebro.
  • Circula hacia delante y atrás entre los espacios del cerebro y la columna vertebral para sostener una presión continua dentro del cerebro y asimismo, equilibrar las variaciones en la presión arterial del cerebro.

La demasía de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos se puede causar por:

  • Una incorrecta absorción: La complicación que está con los elementos que le proporcionan a los vasos sanguíneos captar el líquido cefalorraquídeo es menos habitual. Comúnmente esto depende con la inflamación de los tejidos cerebrales por un padecimiento o lesión.
  • La elaboración exagerada: Raramente, el líquido cefalorraquídeo se elabora a una rapidez mayor que la velocidad de absorción. Este líquido además completa grandes estructuras abiertas, señaladas ventrículos, que se hallan adentro de tu cerebro. Los ventrículos plenos de líquido apoyan a sostener el cerebro fluctuante y atenuado.
  • La obstrucción: La dificultad más usual es una oclusión parcial del movimiento normal del líquido cefalorraquídeo, es decir de un ventrículo a otro o de los ventrículos a otros lugares que rodean al cerebro.

Sintomatología en infantes

Los síntomas de la hidrocefalia cambian en relación a la edad del afectado. A los infantes menores a un año se les desproporciona la cabeza grandemente. Los huesos del cráneo, unas delicadas láminas óseas que aún no se han unificado entre sí, se unen mediante un tejido fibroso. En los infantes, estas suturas, igualmente señaladas como (“fontanelas”), aún no se han fortalecido y, por lo consiguiente, se dilatan y resaltan obligado a la presión hecha por la demasía de líquido cefalorraquídeo.

Seguidamente, los niños con hidrocefalia muestran cabeza de aspecto anormal, habitualmente con un volumen mucho mayor de los niños de igual edad, otras señales de este padecimiento en bebés serian:

  • Las venas infladas y observadas a simple vista.
  • Inflamación de las fontanelas.
  • Las suturas “separadas” (presencia de una distancia grande entre los huesos del cráneo contiguos).
  • El aumento rápidamente del perímetro craneal.
  • Los ojos que ven hacia abajo señal de “puesta de sol”.

El resultado de la gravedad de la alteración, los infantes además pueden sufrir somnolencia extremada, vómitos, irritabilidad y convulsiones. Los niños pequeños con hidrocefalia pueden demorar más tiempo del habitual en conseguir las señales progresivas normales. Los casos más exagerados se pasan señales evolutivas y sufren “retrasos del crecimiento”.

Sintomatología en los chicos mayores

Los chicos mayores no muestran el síntoma tan simplemente identificable del aumento de la cabeza ya que sus huesos del cráneo ya se han consolidado y, en consecuencia, no consiguen extenderse para dar más lugar a la demasía de líquido cefalorraquídeo. En estos casos, la presión intracraneal agregada puede ocasionar intensos dolores de cabeza que logran despertar al chico cuando está durmiendo o por la mañana. Los niños además pueden padecer:

  • Vómitos y/o náuseas.
  • Soñolencia.
  • Dificultades para sostener el equilibrio o de tipo motor.
  • Visión doble, movimientos repetitivos con los ojos (bizcos).
  • Convulsiones.

En los casos más graves, puede suceder crisis de personalidad, pérdida de señales evolutivas logrados previamente (como hablar o caminar) y pérdidas de memoria.

Los síntomas en los adultos señalan a la alteración del caminar, que puede verse en pasos cortos y seguidos y evidente inestabilidad, cambio en la conducta parecidos a los casos de demencia y dificultades en el control de esfínteres con incontinencia urinaria o en las evacuaciones, ya en la fases evolucionadas.

¿Cómo se diagnostica esta afección?

Los signos neurológicos o una investigación neurálgica la usan los médicos para establecer la función de su cerebro. Que se llevará a cabo un examen del movimiento de sus ojos y la reacción de sus pupilas a la luz. Podrían examinar su memoria y cuan fácil se le hace despertarse. También pueden inspeccionar su fortaleza, equilibrio, la visión y otras funciones del cerebro.

  • Los análisis de sangre pueden fijar si hay una infección y una inflamación.
  • La tomografía computarizada o una resonancia magnética alcanzan mostrar sangrados, exceso de líquido o una obstrucción. Es posible que le dispongan un medio de contraste que sirve para que el cerebro se observe con mayor claridad en las imágenes. Se tendrá que explicar al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde se efectúa la resonancia magnética con algo de metal. El metal obtiene causar lesiones serias. Indicar al médico si usted tiene algo de metal dentro de su cuerpo o por encima.
  • Una punción lumbar: o punción espinal, es una forma para recolectar una muestra del líquido cefalorraquídeo para establecer si tiene una infección o indagar la presión del líquido cefalorraquídeo.
  • Drenaje lumbar: Es una forma que se usa para drenar el líquido cefalorraquídeo  para fijar si sus síntomas mejoran. Los médicos utilizan una aguja para insertar un tubo para drenar el líquido cefalorraquídeo del espacio que rodea la columna vertebral durante un máximo de 5 días. Usted debe persistir en el hospital mientras le realizan este examen.
  • Control de la presión intracraneal: Se mide la presión dentro del cráneo. La sonda pequeña se mete en el interior de su cráneo. El otro extremo de la sonda está conectada a una pantalla.
  • Cisternografía: Es un exploración para estar a la mira cómo circula el líquido cefalorraquídeo por el cerebro y el conducto raquídeo.

¿Cuál sería su tratamiento? 

Un tratamiento médico farmacológico se lleva a cabo esperando la reabsorción normal del líquido cefalorraquídeo (LCR) para retrasar intervención quirúrgica. Actúa sobre dos mecanismos: reduciendo la secreción del líquido cefalorraquídeo con acetazolamida, que es un  inhibidor de la enzima anhidrasa carbónica y furosemida un diurético de asa, de esta manera se busca acrecentar la reabsorción.  Se siguen investigando opciones con mejores consecuencias en tratamiento biomédico.

Es común que el método envuelva procedimientos quirúrgicos para derivar el líquido, creando un “camino alterno” para la salida del exceso del líquido cefalorraquídeo,  puede ser a través de un sistema de derivación que cuenta con: catéter, un tubo silástico flexible  y una válvula, que mantiene el flujo en una sola dirección y regula  la cantidad de flujo del líquido cefalorraquídeo.

Una parte del catéter recorre en el sistema nervioso central, cercano a la médula espinal, pasa por el cuello y baja, habitualmente hacia la cavidad abdominal o (“peritoneal”), igualmente puede (“redirigirse)” hacia distintas zonas corporales para su absorción, esto se efectúa por cirugía.

Algunos ejemplos de otros tipos de ramificación del líquido cefalorraquídeo son:

  1. Ventriculostomíaendoscópica del tercer ventrículo: En este medio se ejecuta con un neuroendoscopio, en el cual cuenta con una pequeña cámara de fibra óptica, que consiente igualar y ver áreas quirúrgicas de difícil acceso y muy reducidas, con objeto de hacer una abertura en la base  del tercer ventrículo para instituir el correcto  flujo y la reabsorción del líquido cefalorraquídeo. Se ejecuta cuando la causa es una dificultad distal en el tercer ventrículo (cavidad diencéfalo).
  2. Ventriculoperitoneal: De igual forma encontramos la derivación vascular, lumboperitoneal, casualmente se utiliza la ramificación de (Torkildsen), efectiva para la hidrocefalia obstructiva adquirida.
  3. Ventriculopleural: Es utilizada en caso de que estén contraindicados otras clases de derivación.
  4. Las punciones lumbares: se recurren cuando existe (“hidrocefalias comunicantes”) o detrás de una hemorragia intraventricular, se logran efectuar (“punciones lumbares de reincidencia”), cuando no se repone el grado de proteínas en el líquido cefalorraquídeo.

Posterior a una intervención de cualquier tipo que ésta sea, debe llevarse un rastreo médico conveniente para evitar posibles obstáculos de un sistema de derivación, vigilar y resguardarse de infecciones.

Cuando el drenado del fluido es enorme, puede causar que los ventrículos colapsen, dando paso al destrozando de vasos sanguíneos, la ramificación puede hacer que se drene el fluido cefalorraquídeo con la mayor velocidad. En la moda existen cirugías mínimamente invasivas, sin dejar objetos extraños dentro del cuerpo.

Complicaciones

Los obstáculos inmediatos después de la cirugía o durante la cirugía misma tienen una baja frecuencia. Las dificultades relacionadas al sistema de derivación llegan a mostrar meses o años después. Siendo significativo poseer en mente porque pueden amenazar la vida de los pacientes. Incluso una o dos horas pueden hacer la discrepancia entre un buen resultado posterior a la cirugía y la muerte cerebral.

Las detenciones más frecuentes son:

  • Complicaciones en el abdomen: El abdomen es el sitio más frecuente al cual se envía el líquido cefalorraquídeo, las dificultades también se consiguen mostrar en este. Las infecciones más frecuentes son la de la infección local, hernias abdominales o perforaciones intestinales. Estas solicitan la participación de un equipo multidisciplinario entre médicos especialistas cirujanos de abdomen y neurocirujanos.
  • Alteración del sistema de derivación: El sistema se puede ocluir o fracturar lo que estipula la visión de un cuadro muy similar al que motivo su colocación inicial, es decir, dolor de cabeza, náuseas, vómito, somnolencia, etc. Este ejemplo de obstáculo requiere la valoración urgente por un médico especialista.
  • Crisis convulsivas: Para la distribución del sistema de derivación es forzoso penetrar el propio cerebro con el tubo de silicona de tal forma que este quede situado dentro de los ventrículos cerebrales, esto puede inclinar a la aparición de crisis convulsivas que pueden alternar de forma ordenada con la medicación actualmente disponible.
  • Sistema de derivación puede “infectarse”: Es un material extraño para el organismo, lo que estipula respuesta inflamatoria local y muy fácil adherencia de bacterias del propio organismo del paciente. Este tipo de obstáculo solicita en la mayoría de las veces el retiro del sistema de forma transitoria.
  • El funcionamiento excesivo del sistema de derivación: Este ejemplo de inconvenientes se muestra cuando el sistema de derivación drena líquido en mayor cantidad de la necesaria y condiciona cuadros clínicos de dolor de cabeza relacionada a la posición de pie, solicita el arreglo del sistema de derivación a uno con ajustada presión de funcionamiento.

En la hidrocefalia todo instante es significativo estar enterado e informado y consciente de los posibles obstáculos y complicaciones, para poder actuar de forma libre y evitar el daño cerebral, que en este caso puede ser prevenible.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.