Nefropatía Diabética Complicación de la Diabetes

nefropatía diabética

Cuando los individuos con diabetes padecen desórdenes en el control de la glucosa en sangre entre otras causas se deriva la nefropatía diabética. Esta, logra ser una de las complicaciones graves de la diabetes. El 30 por ciento de los pacientes en diálisis asidua se producen por padecer esta enfermedad previa. Asimismo la nefropatía diabética es la principal causa de trasplante renal en el mundo occidental.

Debido a este padecimiento que daña la capacidad que tienen los riñones para llevar a cabo su principal función, expulsar los productos de desecho y las sustancias peligrosas del organismo. Únicamente hace falta sostener un estilo de vida benéfica y llevar un adecuado tratamiento para la diabetes y la presión arterial elevada. Pero, no todas los enfermos de diabetes tienen daño en los riñones. Aproximadamente de 1 de cada 4 adultos con diabetes presentan esta enfermedad en los riñones.

  • Diabetes tipo I: igualmente señalada Insulinodependiente porque se trata continuamente con Insulina y esta se manifiesta a edades jóvenes.
  • Diabetes tipo II: Esta es señalada también no Insulinodependiente o del adulto, por surgir a edades más avanzadas y puesto que se controla primeramente con fármacos nombrados antidiabéticos orales. Más tarde con el tiempo igualmente puede ser inevitable tratarla con Insulina. Es de suma Importancia mencionar que este tipo de diabetes tipo ll, es la que se relaciona con la obesidad y el síndrome metabólico y que infortunadamente ya se ha comenzado a hallar en niños y adolescentes con obesidad o sobrepeso.

El funcionamiento del riñón se establece en el filtrado de la sangre de manera selectiva y enormemente eficaz para permitir la eliminación de sustancias peligrosas y asimismo conservando otras en sus niveles apropiados y una cantidad de líquido corporal adecuado. El líquido sobrante y deshechos son expulsados por la orina. Los riñones además apoyan a controlar la presión arterial y a fabricar las hormonas que el organismo requiere para estar sano.

Si los riñones están afectados, y no logran filtrar la sangre como corresponde. Esto puede ocasionar que los desechos se junten en el cuerpo. El trastorno a los riñones además puede provocar otros problemas en la salud. El daño de los riñones ocasionado por la diabetes habitualmente se va causando gradualmente con los años.

Formas de vida e incidencia de la nefropatía diabética

La vida sedentaria y los malos hábitos alimenticios, como resultado que cada vez se incrementa la obesidad, agregados al desarrollo del síndrome metabólico, causan que la incidencia de diabetes tipo II suceda con mayor frecuencia. Por esta razón, la nefropatía diabética se ha convertido en un tema de salud pública, ya que aproximadamente  un 40 por ciento de enfermos con diabetes I y entre el 5 y el 15 por ciento de los enfermos con diabetes II la desarrollan.

Se trata de un padecimiento que está  limitado en su buen pronóstico cuando no se descubre a tiempo y se asumen las medidas preventivas. El hecho es que los enfermos que la desarrollan por lo habitual no presentan síntomas al inicio de 5 a 10 años de la enfermedad, por lo cual no se halle en etapas tempranas si no se realizan los estudios a tiempo. Hay bastante evidencia que revela que el tratamiento anticipado en enfermos diabéticos retarda o previene el desarrollo de la nefropatía diabética.

Causas de la nefropatía diabética

La causa precisa de la nefropatía diabética no se conoce, pero se piensa que la hiperglucemia no regulada conduce al desarrollo de daño renal, mayormente cuando además se tiene presión alta. En ciertos casos, los genes o antecedentes familiares  de igual forma pueden tener un papel importante. No todos los individuos con diabetes desarrollan esta enfermedad.

Los riñones están formados de cientos de miles de unidades filtradoras nombradas nefronas y cada nefrona tiene un sinnúmero de minúsculos vasos sanguíneos, nombrados glomérulos. Unidas, estas estructuras apoyan para la eliminación de los residuos del organismo.

Por consiguiente la aparición de bastante glucosa puede deteriorar estas estructuras, actuando de manera en que se tornen gruesas y cicatricen. Gradualmente, con el paso del tiempo, muchos vasos sanguíneos quedan destruidos. Las estructuras renales empiezan a presentar filtraciones y la proteína (albúmina) comienza a salir por orina.

Ciertos factores pueden sumar el riesgo de padecer nefropatía diabética

Estos son algunos factores de riesgo:

  1. Duración de la evolución de la diabetes: La nefropatía diabética surge en el 50 por ciento del enfermo posterior a los 20 años del inicio de la diabetes.
  2. Hemoglobina glicosilada: Prevalece una coincidencia entre el nivel y control de la glucemia que se mide por su porcentaje de hemoglobina glicosilada y las lesiones microvasculares. Por supuesto, el control frecuente de la glucemia lentifica el desarrollo de la glomerulosclerosis (es tejido cicatricial que se forma en la unidad de filtración del riñón, es una estructura nombrada glomérulo).
  3. El padecer de hiperglicemia: (alto nivel de glucosa en la sangre).
  4. La hipertensión arterial: La aparición de la presión arterial alta es el factor de riesgo en los diabéticos con gran riesgo  para el desarrollo de nefropatía diabética.
  5. El tabaquismo: Este es un factor concluyente, ya que la repetición de microalbuminuria en personas fumadoras crece de forma notable y en manera excedida, si se equipara con la frecuencia de las personas que no fuman.
  6. El ascendencia hispana, afroamericano o indios americanos.
  7. Hiperlipoproteinemia: (niveles altos de partículas de grasa en la sangre), obesidad.
  8. Elevado nivel de colesterol (dislipidemia).
  9. Historial familiar de diabetes y enfermedad renal.

Sintomatología de la nefropatía diabética

En numerosas ocasiones no hay síntomas al comienzo del padecimiento pero se va agravando gradualmente. Este daño renal puede principiar de 5 a 10 años antes de que se muestren los primeros síntomas. Ciertos aquejados pueden presentar inapetencia, notar agotamiento durante mucho tiempo y sentir malestar general.

Otros síntomas serian:    

  • Aspecto espumoso o espuma exagerada en la orina.
  • Gran necesidad de orinar.
  • Hipo insistente.
  • El dolor de cabeza.
  • Las náuseas y vómitos.
  • Incremento en el peso espontáneo (por la acumulación de líquido).

Cuando el daño renal ya se halla en un grado más desarrollado, puede mostrar algunos de estos síntomas:

  • Aparente mejoría de la diabetes, ya que reduce la necesidad de insulina o tratamiento con fármacos.
  • Retención de líquido, que provoca inflamación (edema) de manos, brazos, piernas, tobillos  habitualmente alrededor de los ojos por las mañanas.
  • Subida de la presión arterial.
  • La aparición de proteínas en la orina.
  • Gran urgencia de orinar (sobre todo por la noche).
  • Problema en la concentración.
  • Disminución en el apetito, náuseas y vómitos.
  • Sensación de comezón (prurito).
  • Cansancio, debilidad.

Diagnostico médico para la nefropatía diabética

Son distintos estudios médicos para que su médico tratante pueda realizar el diagnostico la nefropatía diabética en el etapa menos avanzada. No obstante es aconsejable que, una ocasión al año, el enfermo se practique un examen de orina, en el que se estudia y se rastrea la proteína llamada albúmina. A veces el médico especialista puede ordenar un análisis para microalbuminuria, exactamente para hallar cantidades chicas de albúmina.

Cuando la persona padece diabetes el médico especialista (urólogo) solicita un análisis de orina para examinar la cantidad de proteína, porqué una cantidad excesivo de proteína es una señal clara de daño renal.  

Asimismo este tipo de hipertensión se desarrolla de forma rápida o puede llegar a ser una enfermedad trabajosa para controlar. El médico especialista igualmente analizará los riñones cada año por medio de los análisis de sangre u otros estudios médicos que pueden proporcionar información sobre ellos:

  • Electroforesis de proteína en orina
  • La orina de 24 horas (búsqueda de proteína).
  • Límites sanguíneos de potasio, fósforo, calcio, bicarbonato.
  • Hematocrito, hemoglobina.

La biopsia del riñón constata la diagnosis. No obstante, el médico tratante puede definir la enfermedad sin una biopsia, si el paciente tiene estas condiciones:

  • Proteína continua en la orina.
  • Retinopatía diabética.
  • Ninguna otra enfermedad del riñón o del sistema renal.

A menos que, se puede llevar a cabo una biopsia si se tiene alguna sospecha en la diagnosis.

¿Cuál es el tratamiento primordial?

Puede considerarse que la nefropatía diabética es usualmente irreversible. Por esta razón, es de suma importancia su detección anticipada e impedir que progrese en  cuanto sea diagnostica.

  • Vigilar la presión arterial. Mantener la presión arterial por debajo de 140/90 mm/Hg es una valiosa manera de retardar el daño renal. Por eso su médico tratante puede prescribir fármacos con el fin de disminuir la presión arterial y preservar los riñones de daños mayores.
  • Regular el nivel de azúcar en sangre. Alimentándose con una dieta saludable, practicando ejercicio de forma frecuente, consumiendo fármacos o insulina siempre bajo indicación médica o vigilando los niveles de azúcar en la sangre con continuidad, además se puede prolongar la presentación del daño renal.
  • Distintas formas de cuidar los riñones. Procurar no consumir analgésicos como ibuprofeno o naproxeno. Su médico especialista le podrá orientar adecuadamente si hay otro tipo de tratamiento que pueda ocupar. Estos fármacos pueden dañar los riñones. Informarse de los síntomas de este padecimiento urinario y adquirir el tratamiento apropiado lo más rápido posible.
  • Un nivel escaso de vitamina D: igualmente puede perjudicar a las enfermedades renales. Su médico especialista podrá prescribirle suplementos de vitamina D en el caso que lo requiera.
  • De la misma manera, se recomienda el control con el médico especialista (urólogo) para la revisión de la próstata, principalmente en pacientes mayores de 40 años de edad.

La finalidad del tratamiento de la nefropatía diabética radica en su prevención o disminución en la velocidad de progresión de la insuficiencia renal crónica, en consecuencia, una vez que esté instalada, avanzará hasta fases excedidas y sólo habrá como tratamiento la diálisis y/o el trasplante. Hoy por hoy, en la mayor parte de los países es lo que ocasiona que un 30 por ciento de los casos de ingreso a diálisis, que puede ser diálisis peritoneal como en hemodiálisis.

Igualmente existen otras recomendaciones que pueden llevar acabo:

Conserve saludable el corazón consumiendo alimentos sanos y practicando ejercicio en manera continua. Es esencial prevenir las afecciones cardíacas, esto es debido a que los individuos con diabetes tienen más riesgos de padecer enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos. Y los pacientes con afecciones en los riñones corren un peligro aún mayor de presentar padecimientos cardíacos.

Observe con mucha atención a la cantidad de proteína que consume. El ingerir bastante intensifica el trabajo de los riñones. Si la diabetes le ha dañado los riñones, restringir la cantidad de proteína que se consume puede favorecer el buen funcionamiento renal. Platique con su médico tratante o con su nutrióloga en relación de la cantidad de proteína que debe consumir.

Vigilar la cantidad de sal que consume. La disminución de sal ayuda a impedir que la presión arterial se eleve y presente complicaciones.

Evite fumar y no utilice productos provenidos del tabaco, no a la  automedicación.

Algunas probables complicaciones de la nefropatía diabética serian:

  • La insuficiencia renal crónica (que se agrava pronto).
  • Complicaciones de la diálisis que se está manejando.
  • Enfermedad renal terminal.
  • Hipercaliemia (El nivel elevado de potasio en la sangre).
  • La hipertensión arterial grave.
  • Retinopatía, hipoglucemia.
  1. Infecciones, anemia.
  • Complicaciones del trasplante de riñón.
  • La peritonitis (si se emplea diálisis peritoneal).

¿Cómo puede prevenirse la nefropatía diabética?

En primer lugar es la prevención de la nefropatía diabética por este motivo, se tiene que consultar al médico especialista y solicitar un diagnóstico sin emplear una tomografía computarizada, resonancia magnética u otro estudio imagenológico en el que el organismo humano pueda incluir un medio de contraste que utilice yodo. Debe conocer que estos tintes logran perjudicar y a la larga a los riñones del enfermo.

De otra manera, el especialista debe conocer en qué situación se halla la enfermedad y eludir los analgésicos por qué pueden deteriorar más el riñón aquejado.

Igualmente para prevenir el daño renal es cuidar los niveles de glucosa en la sangre dentro de sus límites normales y la presión arterial controlada. Se puede alcanzar alimentándose saludablemente, conservando su peso ideal, realizando actividad física en manera reiterada y consumiendo sus medicamentos según las instrucciones médicas.

Con el primer indicio de proteína en la orina, se puede tomar fármacos para la presión arterial elevada, con el objetivo de impedir que el daño en los riñones se agrave.

Como resumen la nefropatía diabética es la más grave complicación de la diabetes y causa un gran número y mortandad en los enfermos que la sufren. El tener conocimiento de los factores de riesgos y localizar esta complicación en sus etapas iniciales, mejoría, en gran parte, el pronóstico de estos enfermos.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.