Pancreatitis

Pancreatitis es un padecimiento el consumo frecuente de Alcohol es el 25 por ciento de las muertes por pancreatitis en todo el mundo, de acuerdo al reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS)  sobre la posición general del alcohol y la salud. Los excesos con el tiempo generalmente nos van a generar alteraciones en nuestro estado de salud.

La Pancreatitis es la inflamación y la autolisis (autodigestión) del páncreas. La autolisis es la acción atreves de las enzimas pancreáticas que destruyen su mismo tejido y provocan la inflamación del mismo. La inflamación puede ser repentina (aguda) o continua (crónica). La pancreatitis aguda habitualmente conlleva un solo ataque, posteriormente el páncreas regresa a su estado normal. La pancreatitis aguda severa puede arriesgar la vida del paciente. En la pancreatitis crónica, ocasiona un daño definitivo del páncreas y de su función, lo que suele llevar a la fibrosis (desarrollo o producción en exceso de tejido conectivo fibroso en un órgano).

El páncreas es un órgano largo de 15 cm que conforma parte de su sistema digestivo. Se localiza justo delante de su columna vertebral, detrás de su estómago, al nivel del esternón. Está conectado con la parte superior de su intestino delgado (duodeno) por un tubo señalado conducto pancreático.

El páncreas está constituido por 2 tipos de tejido con distinta labor:

Páncreas endocrino: Se encarga de elaborar hormonas, la insulina y el glucagón, que son dispensadas al torrente circulatorio. Estas hormonas organizan el transporte de glucosa a dentro de las células que es dónde se utiliza para generar energía, conservando así unos niveles apropiados de glucosa en sangre.

Páncreas exocrino: Se hace cargo de fabricar, almacenar y secretar enzimas para la digestión de las proteínas, grasas y carbohidratos en el intestino delgado. Las enzimas regularmente se sintetizan y secretan al duodeno en forma pasiva y cuando sea indispensable se agilizaran para el proceso de la digestión. Además se encarga de formar y secretar bicarbonato que neutraliza los ácidos del estómago y proporciona la aceleración de las enzimas pancreáticas.

DIFERENTES FACTORES QUE PUEDEN OCASIONAR LA PANCREATITIS

Las causas que se pueden impedir para generar una pancreatitis son:

  • Los niveles elevados de colesterol: Puede lograr que se hagan piedras en la vesícula. En ocasiones una piedra se escapa y viaja al conducto de salida de jugos del páncreas, recreando una obstrucción, lo que originaría una pancreatitis.
  • El consumir alcohol en exceso: posteriormente de una pancreatitis es mejor ya no consumirlo  en absoluto (cuanto menos mejor).
  • El fumar.
  • Presentar los triglicéridos elevados: es un tipo de grasa que se encuentra en la sangre similar al colesterol.

 Entre de las causas inevitables están:

  • Fibrosis quística.
  • Niveles elevados de hormona paratiroidea (que se señala hiperparatiroidismo).
  • Niveles altos de calcio en sangre (hipercalcemia). No está relacionado con la cantidad  y el consumo de productos  lácteos.
  • Antecedentes familiares de pancreatitis.
  • Cirugía efectuada en el área del páncreas (como la cirugía del conducto biliar).
  • Traumatismos abdominales.

CUADRO CLINICO DE LA PANCREATITIS

Entre los primeras manifestaciones clínicas  de la pancreatitis aguda se halla el dolor abdominal intenso, que irradia hacia los hombros y la espalda en forma de cintura; la aparición de vómitos, fiebre y, en ciertos casos, derrame pleural, con problemas para poder respirar. Este dolor está presente en todos los sucesos de pancreatitis, salvo en casos particulares como los relacionados a una falta de riego en individuos ingresados en unidades de reanimación y que se encuentran bajo sedación posterior a una intervención quirúrgica.

En algunas situaciones, cuando el páncreas presenta una inflamación muy severa, una necrosis y hemorragia de las estructuras que hay a su alrededor, presentando como un hematoma en ambos lados del ombligo, existiendo un signo de gravedad en la exploración realizada por el especialista. Si se agrava, pueden surgir otros síntomas como  tensión arterial baja (hipotensión), insuficiencia respiratoria, cardiaca o renal, alteraciones mentales, mareos, desmayos etc. En estos casos, se produce un fallo multiorgánico y se trata de una pancreatitis grave.

En ocasiones, cuando esta enfermedad se manifiesta en una persona alcohólica, puede relacionarse un cuadro de delirium tremens que sobrelleva un agravamiento del padecimiento y su pronóstico.

La Pancreatitis crónica se muestra con dolor abdominal que se irradia en la espalda, trastornos digestivos (náuseas, vómitos) e intolerancia al alcohol, disminución de peso (coligada a una digestión deficiente), y diarrea con existencia de grasa, que atribuye a las heces un apariencia grumosa.

A veces el afectado desarrolla diabetes mellitus, porque el páncreas no es suficiente para producir insulina debidamente. Además, los pacientes con pancreatitis crónica provocada por estar bebiendo alcohol muestran calcificaciones pancreáticas.

Complicaciones de la Pancreatitis aguda pueden ser:

  • Los cálculos biliares (depósitos endurecidos de líquido digestivo que pueden formarse dentro de la vesícula biliar).
  • Desarrollo de quistes saturados de líquido en el páncreas, sangrado en el páncreas.

Complicaciones de la pancreatitis crónica pueden ser estas y los ya mencionados: 

  • La Diabetes insulinodependiente.
  • Riesgo levemente acrecentado de padecer cáncer pancreático.

DIAGNOSTICO

Su médico tratante le realizara un examen físico y una serie de preguntas sobre su   historial médico completo, los ordenamientos para su diagnóstico de pancreatitis pueden ser los siguientes:

  • Muestras de sangre. En estas muestras se analizaran para verificar los niveles de enzimas digestivas, los cuales consiguen al menos triplicar el nivel normal
  • Los Rayos X de abdomen. Una prueba diagnóstica que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para crear imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos, y se puedan observar en una radiografía.
  • El Electrocardiograma (ECG). Es un estudio que registra la actividad eléctrica del corazón, presenta los ritmos anormales como (arritmias o disritmias) y localiza el daño del músculo cardíaco.
  • Colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (ERCP). Es un método que le proporciona al médico diagnosticar y tratar problemas de la vesícula biliar, los conductos biliares, páncreas y del hígado. El proceso combina rayos X y el uso de un endoscopio, un tubo con luz, largo y flexible. El endoscopio se mete por la boca y la garganta del enfermo, y luego a través del esófago, el estómago y el duodeno. El doctor puede revisar el interior de estos órganos y localizar cualquier irregularidad. Luego se pasa un tubo a través del endoscopio y se administra un medio de contraste que permite que los órganos internos se muestren en una placa de rayos X.
  • Tomografía computarizada (También nombrada escáner CT o CAT).  Este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales del organismo, tanto horizontales como verticales. Una CT muestra imágenes definidas de cualquier parte del cuerpo, incluso los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La CT exhibe más detalles que los rayos X usuales.
  • La Ecografía (sonografía). Un procedimiento de diagnóstico de imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para formar una imagen de los órganos internos. Las ecografías se emplean para visualizar los órganos internos del abdomen como riñones, hígado, bazo y para valorar el flujo sanguíneo de diversos vasos.

TRATAMIENTO DE LA PANCREATITIS

El tratamiento inicial. Para la pancreatitis aguda. Incluirá tratamiento en el hospital para proporcionar que mejore el páncreas. Se administraran  líquidos por vía intravenosa (IV) para sustituir los líquidos perdidos y sostener la presión arterial. Y se le proporcionarán medicamentos para controlar el dolor hasta que la inflamación reduzca. También le indicaran ayuno por varios días. Si los cálculos biliares son el motivo de la pancreatitis, es posible que le practiquen un procedimiento llamado colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP) para sacar los cálculos del colédoco. Posteriormente de la recuperación de la pancreatitis, tal vez lo operen para extirpar la vesícula biliar. Es probable que necesite cirugía si sus síntomas son ocasionados por cálculos biliares o si aumentan las complicaciones, también si un gran segmento de su páncreas se encuentra dañado. La cirugía se puede demorar hasta que sus síntomas alcancen una mejoría y así reducir los riesgos relacionados con la intervención quirúrgica.

El tratamiento constante. El consumo desmedido de alcohol es la causa más frecuente de pancreatitis crónica. Es enormemente importante que no ingiera nada de alcohol. Tomar aun en mínimas cantidades puede provocar dolor grave y complicaciones. Tomar grandes cantidades de alcohol cuando padece pancreatitis crónica puede reducir su vida.

Si padece Pancreatitis crónica, es posible que el dolor sea constante. El tratamiento para el dolor incluye eludir el alcohol, seguir una dieta baja en grasas, utilizar analgésicos y, en algunos casos, consumir pastillas de enzimas que le ayuden a dar alivio al páncreas.

Es probable que le realicen una cirugía o hacerle otro procedimiento para ampliar un conducto pancreático estrechado o para quitar tejido o cálculos que estén bloqueando el conducto pancreático. La operación también puede drenar un seudoquiste o un conducto tapado. El  médico tratante supervisara con  regularidad para confirmar que su analgésico lo esté apoyando y que no presente complicaciones de la pancreatitis crónica.

En la pancreatitis crónica avanzada, es factible que su cuerpo no absorba grasas. Esto produce defecaciones sueltas, aceitosas y particularmente fétidas (esteatorrea). Como resultado, es seguro que baje de peso porque el páncreas ya no elabora las enzimas que requiere para digerir grasas y proteínas. Se consigue substituir las enzimas perdidas con pastillas de enzimas pancreáticas.

Es viable que requiera insulina si su páncreas ha dejado de producir suficiente cantidad de la misma. Si sufre una infección, es probable que requiera antibióticos, y podrían tener que intervenirlo para eliminar el tejido infectado y muerto. Pero como el páncreas se lesiona fácilmente, en la medida de lo permitido se trata de no operarlo.

Se consigue ayudar a prevenir la pancreatitis empleando una dieta saludable y no tomando cantidades enormes de alcohol.

El Contenido de esta página es TOTALMENTE INFORMATIVA, de ninguna manera pretende sustituir las recomendaciones y asesoramiento de su medico o especialista.